Entrevista en El Correo Gallego

Santi Riveiro, de El Correo Gallego, entrevista a Alejandro Estévez, CEO de Isigano, sobre la app, su vocación de apoyo al comercio local y el futuro de este sector.

“Si el comercio local se pone las pilas tiene mucho futuro”

{ Vigo, 1975 } Se puede, desde las nuevas tecnologías, ser un gran aliado del comercio tradicional, el que da vida a los centros de nuestras urbes. Sin ellos no hay vida. Isigano contribuye a que desde Internet tiendas de todo tipo lleguen a sus vecinos y los conviertan en clientes por la vía de la suerte. ¿A quién no le gusta ganar algo en un concurso?

isigano equipo

Barrios, zonas céntricas e históricas de las ciudades. Cada vez hay menos comercios y más locales vacíos… ¿Está en peligro de extinción el comercio tradicional?

 En absoluto. Pero ha de trabajar mucho para adaptarse al nuevo tipo de consumidor y diferenciarse, eso sí. Un reciente estudio de la OCU demuestra que más del 70 % de los españoles sigue prefiriendo el comercio tradicional frente a la venta online. Y esta cifra puede crecer si los establecimientos se esfuerzan en innovar, diferenciarse y ofrecer la mejor experiencia de compra posible al cliente.

El pequeño comercio tradicional e Internet… ¿son compatibles? ¿Cómo se puede competir ya no con Amazon, sino con Aliexpress, Wish, Gearbest… todos esos baratos colosos chinos?

No se trata de competir, una pequeña tienda de barrio no puede rivalizar en precio, rapidez de entregas, etc. con esos gigantes. Su lucha debe ser otra: diferenciarse en servicios y productos y poner en valor el trato personalizado y la experiencia de compra que sólo una tienda física puede ofrecer. Sé de una panadería que evolucionó hasta ofrecer productos gourmet gallegos, catas periódicas, etc. así consigue que sus clientes tengan curiosidad por ver las novedades y hagan visitas recurrentes, y es sólo un ejemplo, hay muchos otros. Y, por supuesto, han de saber venderse. No llega con abrir las puertas del local y esperar a que entren los clientes, hay que promocionarse.

¿No les choca que alguien pueda conocer antes una tienda que tiene a metros de su casa en Internet que en el mundo real?

Sí puede resultar chocante, pero está claro que en la actualidad estamos pegados a una pantalla, el móvil forma parte fundamental de nuestras vidas para todo y el ritmo cada vez más acelerado que llevamos en las ciudades no ayuda a pararse y fijarse en los escaparates. Es por eso que nació Isigano, para que el pequeño comercio llegue a su público, que son sus vecinos, en el lugar donde están, que es la red.

¿Cuál es el secreto del éxito, la mecánica de esta nueva fórmula publicitaria?

A todo el mundo le gustan los sorteos y más si ven posibilidades reales de ganar y si son servicios o productos de tiendas físicas, ayuda a que les dé más confianza. Por otra parte, segmentamos los sorteos por ciudades o zonas y ponemos de relieve que el ganador ha de recoger o disfrutar presencialmente de su premio, nunca se envían por correo, y eso favorece que participe gente de esa zona, el público potencial de la tienda que sortea. También les ofrecemos exclusividad, nunca hay dos establecimientos del mismo sector sorteando en la misma zona, eso gusta y atrae a posibles clientes. Además nuestro servicio es único y muy económico.

¿Si me toca que hago? ¿Correr la voz por redes sociales, que trabaje el ciberboca a boca?

Si te toca, tienes que disfrutar de tu regalo -se ríe-. Si además lo comentas y compartes no sólo nos estás haciendo un favor a nosotros, sino al pequeño comercio, que es lo que más importa.

¿Cuáles han sido las cosas más extrañas u originales que se han sorteado a través de Isigano?

Un estudio de tatuajes de Madrid sorteó un tatuaje realista de reconstrucción de areola mamaria para mujeres supervivientes de cáncer de mama, creo que fue lo más particular que hemos sorteado… Y los sectores que más nos eligen son los de restauración y estética, y siempre tienen muy buenos resultados. Tenemos muchos sorteos de ocio que buscamos nosotros porque queremos que nuestros usuarios también tengan la oportunidad de disfrutar de conciertos, teatro y más que muchas veces se pierden porque no pueden costearse esas entradas.

¿Se pueden ganar servicios, una vía para conocer lo buena que puede ser una peluquería, un restaurante, una cafetería, una panadería, un quiropráctico…?

Por supuesto, y nos encanta tener sorteos de este tipo. Son la mejor oportunidad para que el comerciante se luzca con el ganador y lo fidelice y convierta en un cliente recurrente. Puede ser el primer paso para una relación duradera.

¿Cuántos comercios trabajan hoy con vosotros, en Galicia y en Madrid? ¿Dónde os expandiréis?

Hasta hoy han confiado en nosotros más de 1.500 establecimientos. Al ofrecer exclusividad por sectores, algunos tienen que esperar su turno para sortear. Y estamos deseando crecer, por supuesto. Tenemos planes para abarcar lo que nos queda de Madrid y desembarcar en otras ciudades de España, de hecho tenemos unas cuantas peticiones de algunas, y las primeras serán Barcelona, Bilbao, Valencia, Sevilla… en breve abriremos nueva ronda de financiación para conseguir inversor y ese impulso que necesitamos para dar el gran salto nacional y apoyar a cuanto más comercio local, mejor.

¿Y en el extranjero?

Posibilidades en el extranjero también hay. Estamos en conversaciones con Reino Unido, Portugal y Panamá en este momento.

¿Cuántos empleos generáis?

Hoy en día somos diez en plantilla, más colaboradores en desarrollo de las aplicaciones, en márquetin digital… Con la implantación en nuevas localidades vendrán muchos más contratos, sobre todo de equipo comercial, pero también en oficina para el diseño de las fichas de sorteos, atención a clientes y ganadores… damos mucha importancia a la atención personalizada.

Y de facturación… ¿Hablamos?

Hemos empezado a cobrar por el servicio hace tan sólo seis meses, hasta ese momento ofrecíamos Isigano de forma gratuita a los establecimientos porque todavía no teníamos un nombre y necesitábamos darnos a conocer entre comercio y usuarios. Desde el momento de empezar a cobrar, estamos creciendo alrededor de un 30 % en volumen de facturación cada mes, actualmente rondamos los 15.000€ mensuales.

¿Tiene futuro el comercio local o en el futuro compraremos todo on line y nos lo traerán drones?

Si el comercio local se pone las pilas tiene mucho futuro. Los cambios tecnológicos y de consumo están avanzando a un ritmo desbordante y muchos establecimientos quedan fuera de esa vorágine por desconocimiento y porque se sienten superados por la revolución que suponen las compras online. Mi consejo es que no pierdan la ilusión y que innoven, que se diferencien. Internet no es un enemigo, sino una herramienta que pueden utilizar a su favor, para promocionarse y complementar el servicio que realizan en la tienda física. El trato personal es irreemplazable, y debemos trabajar todos juntos, clientes, negocios y administraciones para ponerlo en valor. Las compras online y el reparto por drones o por lo que sea que nos depare el futuro, no sustituyen la personalización que dan en una tienda de barrio y el calor de las relaciones humanas. Por mucha tecnología que haya, seguimos siendo seres sociales, que necesitan esas interacciones en el día a día, es lo que debe aprovechar el comercio local, su parte humana.

¿Donde hay comercios, tiendas… que hay? ¿Vida?

Muchísima vida. Es algo que puede comprobarse en cualquier ciudad. Con la crisis cerraron muchos locales comerciales y sus calles perdían mucha vida, mucho dinamismo. Cada vez que los comerciantes abren las puertas de su negocio están atrayendo gente a ese barrio, le dan movimiento y dinamismo, además de que lo cuidan y miman. Los locales cerrados sólo generan más abandono.

“Internet no es un enemigo, sino una herramienta que usar a su favor, promocionarse y complementar el servicio que prestan en su tienda física”

Lee la noticia en El Correo Gallego:

isigano el correo gallego